LO MAS RECIENTE

Probamos la RAM 700 2021  20/04/2021

La nueva RAM 700 Laramie se hace querer por su buen equipamiento, su muy mejorado chasis, su atractivo diseño y por lo práctica y funcional que es. Lamentablemente su calidad interior sigue estando al nivel de los modelos más básicos y su motor 1.3 no es suficiente para moverla en carretera con holgura.

La FIAT Strada es una camioneta liviana muy conocida aquí en la región. Deriva del proyecto 178, que es el primer intento de FIAT de crear una modelo global, que se pudiera fabricar en distintas partes del mundo y adaptar a los requisitos de dichos mercados. Ese modelo resultó ser el FIAT Palio, así que la Strada, podríamos decir que es su versión camioneta.

El problema fue que esta base, nacida en 1996, estiró su vida útil mucho más allá de lo estrictamente necesario. Solo recién este año y después de casi cuatro facelifts, FIAT presentó una nueva generación de la Strada, modelo que hace unos años conocemos como RAM 700, debido a la formación de la alianza FCA.

¿Y que cambia en esta RAM 700 con respecto a la Strada anterior? Por fortuna, prácticamente todo. Incluso, ahora tiene una versión doble cabina, que le permitirá enfrentarse a modelos como la Renault Oroch.

Dimensiones
Largo: 4,48 metros
Ancho: 1,73 metros
Alto: 1,59 metros
Distancia entre ejes: 2,73 metros
Capacidad de carga: 691 litros / 650 kilos
La nueva RAM 700 crece en prácticamente todas sus dimensiones, como era de esperarse. Eso permite más que un aumento en la capacidad de carga, un aumento en la cabina, especialmente si consideramos que ahora puede llevar a cinco ocupantes, aunque por otro lado tampoco es que sea una camioneta excesivamente grande; lo justo y suficiente para ser cómoda y útil.

Los 650 kilos que puede llevar el cajón trasero, son los mismos de la generación anterior, pero los arreglos en la plataforma le permiten ganar mayor confort. Este pick-up, en la versión Laramie, viene con revestimiento plástico, luz, cuatro ganchos y un portalón con cierre centralizado, posavasos y barra de torsión, para que sea más fácil levantarla. Si quieres, también puedes usarla como banca para sentarte, lo que además la hace conveniente como vehículo recreacional.

También tiene lona marítima, lo que transforma su pick-up en un maletero. Casi como un sedán, ¿no?

Diseño
El diseño, naturalmente tiene poco de RAM y mucho de FIAT, pero al menos luce muy atractiva, especialmente en la versión Laramie tope de linea. De RAM solo tenemos la parrilla frontal tipo bigote, con un diseño derivado de la 1500 Rebel, con el logo RAM grande en el frente.

Los focos son grandes y alargados, muy parecidos a los de Mobi o Argo, mientras que el parachoques es del color de la carrocería, con algunas aplicaciones plásticas en la zona baja y borde color aluminio en el frente, para hacer la prolongación estética del cubre cárter. Esta camioneta, si tiene un verdadero cubre cárter metálico bajo el chasis, pero no tiene que ver con la moldura mencionada.

La parte más atractiva es el perfil, el cual tiene bastante de crossover o de SUV, en especial por la integración del pick-up y el diseño de las barras en el techo, las que se transforman en barras deportivas. También destacan las llantas bicolor de 16 pulgadas, que calzan neumáticos Pirelli Scorpion ATR, que es una mezcla entre un neumático urbano compacto y un neumático más robusto para off-road.

Las pisaderas, que son un accesorio Mopar que equipaba esta unidad, aportan en darle una estética más imponente a la RAM 700, pero son inútiles, puesto que el despeje de esta camioneta es el mismo que el de un crossover compacto y por su ancho, personalmente encuentro que entorpecen el ingreso y egreso de la cabina, más que facilitarlo.

En la zaga nos encontramos con focos compactos y de diseño cuadrado, que nos recuerdan a los de la FIAT Toro... o RAM 1000, para mantener el lenguaje corporativo. Lo único que personalmente me choca, es ver la insignia Laramie en el portalón, la cual estoy acostumbrado a verla en las RAM 1500, mucho más grandes y de concepto netamente americano. Se siente raro, la verdad.

Sumado a los pasos de rueda ligeramente abombados y con bordes plásticos, se logra una estética bastante llamativa y que se aleja mucho del perfil utilitario que mantenía la Strada anterior.

Puertas adentro
Al igual que el exterior, el interior es completamente nuevo, tomando algunos rasgos de autos como el Mobi. Lamentablemente y muy a tono con la filosofía FIAT (porque de RAM no vas a encontrar nada aqui adentro, salvo el logo del volante), los plásticos son realmente duros y económicos. No encontramos nada suave al tacto, salvo el volante forrado en cuero. Por fortuna FIAT sabe disfrazar la apariencia de estos plásticos con mucho diseño, asi que nos encontraremos con revestimientos muy texturados y piezas bien diseñadas. No nos molestan en una camioneta de trabajo, pero si en una camioneta de apellido Laramie, por el peso que tiene llevar este nombre.

Lo que si, es un interior muy práctico, porque esta lleno de compartimientos y bandejas de facil acceso. Te vas a subir y sin darte cuenta vas a empezar a dejar cositas por aqui y por alla.

El cuadro de instrumentos es pequeño, pero completo, donde predomina un velocimetro central, flanqueado por un medidor de combustible y un tacometro, muy pequeños. En el centro está la pantalla del computador a bordo, la cual en esta versión es a color y comprende otras funciones, como el medidor de temperatura del motor, monitor de la presión de los neumáticos y otros ajustes de conveniencia.

En el centro, hay dos aireadores verticales y la pantalla del sistema Uconnect de FCA, muy completa, de buena resolución y con una interfaz moderna aunque a veces se "marea" un poco y porfía nuestras elecciones. Sobre esta pantalla hay varios botones auxiliares, muy convenientes, incluyendo el hazard, los neblineros o el e-locker, que es bloqueo electrónico de diferencial.

Los asientos son comodos y en esta versión, llevan un tapiz con costuras blancas y un textil con diseño en relieve y algunos acentos en cuero. Los de adelante son más abutacados y el del conductor tiene regulación en altura, mientras que atras, la postura es muy clásica de cualquier camioneta, con el respaldo más vertical. Ojo el que vaya en el medio, porque a los pies le quedará un posavasos y un segundo puerto USB, que resta espacio. Podriamos decir que es para dos adultos o tres niños.

Equipamiento
Yo personalmente eché de menos un apoyabrazos y el sistema de control crucero. Pero el resto me parece bastante adecuado para su propuesta. Además, me llama la atención que todas las RAM 700 doble cabina lleven cuatro airbags de serie. Podrían ser seis, pero cuatro es mejor que dos, definitivamente. Aparte tiene control de tracción y estabilidad de serie, junto con el asistente de arranque en pendiente. Luego se van sumando cosas como el monitor de presión de los neumáticos, la cámara de retroceso y los sensores de estacionamiento. Las versiones doble cabina también vienen con ISOFIX de serie.

El kit eléctrico, el aire acondicionado, el volante multifunción ajustable en altura (ojo al apoyarse que los botones laterales quedan bajo las palmas) y el computador a bordo también son de serie en todas las versiones. Esta versión Laramie, agrega el tapiz ya mencionado, las barras en el techo, los neumáticos ATR, las llantas de 15" con corte diamante y los focos frontales con tecnología LED.

Tren motriz, chasis y manejo
RAM ofrecerá dos motorcitos para la 700. Y cuando digo motorcitos, es porque ambos son muy pequeños. Las versiones SLT y BigHorn emplean el conocido 1.4 litros Fire que eroga 85 Hp y 121 Nm de par (a 3.500 rpm), mientras que la versión Laramie de esta prueba usa el más moderno 1.3 litros Firefly de 99 Hp y 127 Nm (a 4.000 rpm).

Ambos propulsores se asocian a una caja manual de cinco velocidades. No hay unidades turbo, ni diésel y tampoco con tracción a las cuatro ruedas.

El chasis es completamente nuevo, si miramos a la Strada anterior. Pero en realidad usa una plataforma derivada de la del Argo, con algunos componentes tomados prestados del Mobi y la parte trasera del chasis de la Fiorino City, o RAM V700 City. Tiene ballestas en la parte trasera con topes elásticos y suspensión tipo McPherson en el frente. También tiene dirección con asistencia eléctrica, algo exclusivo de la versión Laramie.

En fin, la estructura y las piezas de la suspensión todas aportan a un manejo más pulido y refinado que en la Strada anterior. De hecho, la primera impresión que da es que está mucho más cercana a un auto, comparado a la Renault Oroch, que es más cercana a un todo-terreno (es más blanda, menos aislada). En ese sentido, gana más estabilidad en curvas y mayor confort en la ciudad, si bien en algunos momentos se siente un poco más dura que lo que me gustaría.

Gracias a su despeje, que es un poco más de 200 mm y sus neumáticos ATR, la RAM 700 se lleva bien con caminos más rotos. Claro, no tiene tracción a las cuatro ruedas, pero los neumáticos aportan muchísimo en tracción. Sin embargo, por las calugas extra, es un neumático un poquito ruidoso en carretera y con menos agarre en asfalto.

Aparte, tenemos el sistema E-Locker, que es una especie de bloqueo electrónico de diferencial delantero... que más bien, digamos que es "emulado" con los frenos. Este sistema, lamentablemente no está a la altura de otros sistemas similares que he probado (Volkswagen) y está lejos de un bloqueo real, así que no lo exijas mucho.

La dirección yo diría que está correcta para esta camioneta. Al principio, si se siente algo sintética, pero con el correr de los días uno se acostumbra a su suavidad y solo se percibe algo más vaga cuando hay que volantear más de lo normal.

El punto más bajo de la RAM 700 es su motor 1.3. La caja de cambios hace todo lo posible por maximizar su entrega, con dos primeras marchas más cortas, una tercera relativamente elástica y dos marchas más largas. En ciudad, no hay problema, pero en realidad, son pocos los motores que te ponen problemas en ciudad. El drama aparece en carretera, llegando a los 90 km/h con 3.000 RPM y 120 km/h a casi 4.000 RPM, o sea, la mitad de la capacidad del motor, con ruido y mucho más consumo del que homologa el 3CV.

O le ponemos marchas más cortas y una caja sexta o derechamente un motor más grande, que es lo que haría yo. Con carga, me imagino debe sufrir bastante, así que, como consejo, ojo de no llevarla muy baja en revoluciones, porque se te va a morir si te pilla en una marcha alta. Y no es que esté pidiendo el performance de una RAM 1500, sino que algo que te permita manejarla con comodidad.

Los consumos van entre los 10-11 y los 17 km/l en ciudad y carretera respectivamente. Yo logré 18 km/h en carretera, pero jugando con la inercia y manejando a velocidades razonables. Motores chicos exigidos, pueden gastar más que un 1.5 o un 1.6, que es lo que me sucedió al pedirle más potencia.

Conclusión
¿Qué me gustó de la RAM 700? Encuentro que es una camioneta atractiva, que gana mucho en equipamiento y versatilidad. Ahora puedes llevar a cinco personas, con seguridad y comodidad. Puedes usar el pick-up para lo que se te antoje y no vas a sentir que conduces una camioneta de trabajo. Tiene muchos espacios portaobjetos, es fácil de convivir con ella y definitivamente se transforma en un vehículo que pasa a ser un muy buen compañero de actividades.

También alabo el trabajo hecho en el chasis, con un manejo mucho más refinado y estable. Años luz a la camioneta que reemplaza.

Sin embargo, con ese pequeño motor 1.3, no va a llegar muy lejos. Y si bien el consumo es muy bueno cuando uno anda al ritmo del motor, la verdad es que un motor tan chico, uno tiende a exigirle para que rinda como un 1.5 o 1.6, así que su gasto en bencina tiende a ser más alto, en un margen de 2 a 3 km/l o más. Y lo segundo, los plásticos y terminaciones tienen que mejorar, definitivamente, al menos en las versiones más equipadas.

Pero, raya para la suma, podemos decir que realmente la RAM 700 realmente se puso las pilas. Si aprovechas los bonos y descuentos, tendrás en tus manos una camioneta práctica, con estilo y con más que lo esencial.

Fuente: autocosmos.com.pe